Tal es, en resumen, esta vida bohemia.

Vida de paciencia y valor, en la que sólo puede lucharse revestido con una resistente coraza de indiferencia a prueba de necios y envidiosos, en la que no se debe, si no se quiere tropezar en el camino, abandonar ni un solo instante el amor propio, que sirve de bastón de apoyo; vida encantadora y terrible, que tiene sus victorias y sus mártires, y en la que no debe penetrarse más que cuando se está dispuesto a padecer la implacable ley del vae victus.
H. M

lunes, 30 de julio de 2012


Yo llegué latiendo despacio, calmadamente
para no despertar a las amapolas desparramadas en el vientre
                                                                           de las aves]
Era un vuelo raso, como de satén y agua
chupando despacio para no derramar la leche caliente
                                                                  de la muerte]
Qué gran sueño, pasaban rápido las alboradas
y el tiempo se desplazaba entre libélulas...
... silencio...
No había nada como el silencio que pasaba golpeando
los tambores, calladamente, y sonaba como el “ohm”
de las musarañas]
Tú lo sabías, también lo habías vivido, entonces
¿por qué llegaste a mí desfibrilando?, frívola,
cómo me abriste el pecho, cómo me introdujiste las palas
y me llenaste de rayos derramando la leche.
Resucité latiendo deprisa, estrepitosamente,
desde que me tocaste una mañana,
era un vuelo alto, como de fuego y nébulas.
Desperté a las amapolas, las aves, la vida...
                  ... vida...
qué vacía de silencio, qué llena de palabras,             
                                               ¿es normal? ]
tanto ajetreo... tanto deseo...
¿Por qué lo hiciste?,
         ... tanta incertidumbre...
Ya no sé si odiarte
                            ... tanta duda...
O darte las gracias.
... tanta vida]


                                                                               

3 comentarios:

gato dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cloud dijo...

Esto es algo que todo el mundo entiende. Solo entiendes lo que recuerdas, porque es "vivencia" y proceso de lo que ahora eres, forma parte en ti, por eso te viene a la mente. Todos estamos allí, creemos que estuvimos y volveremos, pero no es del todo así. No iremos a ninguna parte, seguimos aquí, siempre, Neeze. Somos nosotros quienes creamos y desplazamos las cosas. Nosotros no nos movemos, es el cuerpo. No volviste a tu hogar, no volverás a tu antiguo hogar. Solo fuiste amarrada por un pedazo de carne, pero es verdad, da igual, es cambio, ya está. Solo una cosa mal, decisión no es lo mismo que crear, es limitar a dos toda la posibilidad. Cuando estás en medio no sabes hacia a donde tirar, ya no sabes. No eres pura, estás mezclada pero separada y la duda solo asalta en las batallas.

Mamen dijo...

Agradecimiento, aunque sea por las palabras que derramaste en su nombre y en su cuerpo.