Tal es, en resumen, esta vida bohemia.

Vida de paciencia y valor, en la que sólo puede lucharse revestido con una resistente coraza de indiferencia a prueba de necios y envidiosos, en la que no se debe, si no se quiere tropezar en el camino, abandonar ni un solo instante el amor propio, que sirve de bastón de apoyo; vida encantadora y terrible, que tiene sus victorias y sus mártires, y en la que no debe penetrarse más que cuando se está dispuesto a padecer la implacable ley del vae victus.
H. M

viernes, 23 de abril de 2010

Libro, te quiero.




No leo por leer, ni dejo que me den gato por libro. Desconfío de los libros que maúllan hinchando el lomo, engatusándome con su piel o su rústica. Recelo también de los libros que me aúllan como lobos, entre manadas de Premios y floripondios. Si al llegar a la décima página (quizás hasta la duodécima) no me he metido de cabeza y de corazón en lo que me está contando, abandono toda esperanza.
Pero si dentro del libro, y de mí, empiezo a descubrir un paraíso flotante entre el oleaje de palabras, si ahí encuentro el sosiego que me faltaba, el alivio de mis miserias; si el libro aviva mi ingenio, como decía el señor Miguel (de Cervantes); si me complace hacer y rehacer lo andado, a mi aire, paseando por el significado de un texto pero también leyendo entre líneas para descubrir lo no escrito, no hace falta que nadie me diga más: voy por buen camino.
Dicen que los autores, por más obras que publiquemos, siempre escribimos el mismo libro. Quizás. Sólo sé que un mismo libro se convierte en tantos libros distintos como lectores tenga. Cada cual lo reescribe al leerlo. Y mi Gaznápira, por hablar en familia, o Madame Bovary, o la Aldonza manchega se parecen poco a las que “reescribirán” otros lectores cuando se las encuentren al abrir las páginas donde habitan.
Y además, cuando vuelvas a leer ese libro muchos años después comprobarás que tampoco es el mismo que recordabas. Tú también habrás cambiado y si has seguido enviciado con la adicción a la lectura, eligiendo bien y leyendo mejor, serás más sabio o sabia, más interesante, más persona y, probablemente, más feliz.
Por eso, escoge cada libro como quien elige un amor. Si aciertas, gózalo. Y si te falta, otro te espera. Y otro…






Andrés Berlanga










Yo no podría haberlo dicho mejor.

Hoy es un día especial: he tenido el honor de recibir dos primeros premios en certámenes literarios y he agrandado mi pequeña biblioteca con Isabel Allende, Paulo Coelho, Hannah Tinti, Ángela Becerro y Pizarnik. Y mientras escribo esto la voz de Fito, que está a ciento cincuenta metros de mí, se cuela por mi ventana.
Hoy hay magia en las calles, hay rosas en las manos, hay millones de palabras en el aire.
Y libros, y libros y más libros.
Debería ser el día del libro todos los días.

Feliz día, escritores.
Feliz día, lectores.
Feliz día, libros.





11 comentarios:

El Gato dijo...

Es mucho mejor, mi querida amiga, que te den libro por gato, a tales efectos te me ofrezco yo, como prenda felina, para que me cambies por algún volumen de tu gusto y complacencia. Cualquier escusa es buena para que me alojes entre tus brazos un ratito, ya sea como gato o como alternativa inteligentemente editada.
Un gato... un libro.
Y un besso

·Êl düêndê (¡n)fêl¡z· dijo...

Feliz día del libro.
Hoy los papeles vuelan, las historias parecen cobrar más vida de la que antes tuvieron, y se tiñen de blanco nuevos cuadernos deseosos de ser rellenados y mil poetas intentando cubrirlos de palabras enlazadas a sentimientos nuevos.

"escoge cada libro como quien elige un amor. Si aciertas, gózalo. Y si te falta, otro te espera. Y otro…"

Sin duda, hay que escogerlos bien y descubrir qué llevan por detrás de las palabras y líneas.

Un besazo!

Luna Méndez dijo...

Feliz día del libro, muchacha.

Creo que es de los días que más me gustan en todo el año, ir por la calle y ver los puestitos de las librerías, y libros, y libros, y más libros!!!!!!

Me encanta!

Leer es estupendamente maravilloso, sí señor!

OjosMiel. dijo...

¡Pues a leer esos nuevos libros! (:

Noemi dijo...

"Dicen que los autores, por más obras que publiquemos, siempre escribimos el mismo libro. Quizás. Sólo sé que un mismo libro se convierte en tantos libros distintos como lectores tenga. Cada cual lo reescribe al leerlo."

Libros, libros, libros, que hariamos sin ellos(?)

Feliz dia del libro con retraso =)

Closing dijo...

Me encanta, y cuanta rezón tienes. Enhorabuena por lso premios, por todo.
Un beso muy muy fuerte (:

Dana O'hara dijo...

qué buenas palabras ^^, ojala aquí en madrid se celebrase como en cataluña.

Besos!

Daniel Brun dijo...

Feliz día a ti también y a tus magicas letras que tanto nos dan...



Besos

Goodbye Clarice dijo...

Enhorabuena por esos premios, te los mereces.
La verdad es que es muy especial el 23 de abril para mí también. Yo nací ese día, el día del Libro, nací el mismo día que murieron Cervantes y Shakespeare (en un remoto y confuso calendario), las dos grandes figuras de la literatura. Yo no creo en las predestinaciones, pero esta vez me tomo la licencia de pensar que una fuerza oscura me arrastró al mundo de la escritura desde el primer día de mi vida.

mrs.Ontherocks dijo...

Clone!! Dios mío, cómo te superas, cada día me asombras más y más, eres increíble O.O y no sólo a la hora de escribir (que también ;D), sino a la hora de crear blogs, que esto ha evolucionado una pasada y ha acabado siendo una obra de arte cibernética, y te lo digo en serio ^^ Me has dejado a bolos, y no te digo más porque ya es muy tarde y tendría que estar durmiendo (sí, eso no cambia XD). Por suerte ahora te puedo seguir! así que dios, sigue colgando cosas sin parar, que yo me pondré al día *¬*
Un besazo muy grande de tu Clone :3

lara dijo...

nunca somo el mismo, cada segundo hay un cambio...
yo estaba con Fito esa noche y me colaba por tu ventana