Echar de menos



Soy experta en echar de menos. En todos y con todos los sentidos. Echo horas de sueño de menos, comida en el plato de menos y ganas al día de menos en menos. Te echo de menos a ti. Pero lo que me hace experta en echar de menos es echar de menos lo que nunca fue y lo que está por venir. Inserte palabra todo aquí. Mi cuello es una cadena dífona de sonidos que quedan por salir, dura y retorcida como una campana, mirando atrás y alante a un tiempo, tañendo las horas sin tocarlas, queriendo cambiarlo todo porque me reconforta el inconformismo, y echar de menos, sobre todo echar de menos. Podría haberlo hecho mejor. Sigo. 

Verás, busco echar de menos para seguir necesitando siempre más. 
Eso me mueve.
Oirás, en boca de algunos, que vivo en el pasado y que por eso no tengo futuro. 
Eso me duele.
Sentirás, antes o después, que a veces no estoy aquí, ni allí, ni en ninguna parte, pero que siempre vuelvo. 
Eso es así.
Saborearás, amargamente, la distancia en mis echares, que pasarán a ser los tuyos, y te harán ir a menos. 
Eso me temo.
Pero al final te vas oliendo que no es tan complejo como dicen, al descubrir que echar de menos es una cosa bruta y sencilla, inherente a las personas. 
Eso espero.
Como te he dicho, soy experta en echar de menos. En todos y con todos los sentidos. Se hace así, perdona. Escritura automática, un caballito entre las venas. ¿Podría hacerlo mejor? Sigo. Eso lo pensaré cuando tenga que girar el cuello para verlo.               Por el momento echamos de menos.

Comentarios

  1. ¿Cuánto tiempo, no? Entre esos echares seguro que estaba el vacío bloguero que has venido a tapar al menos hoy.
    Me temo que así es, mirar atrás es netamente humano y yo tampoco renuncio. Me gusta, a veces duele, pero es tangible porque delante ¿qué hay por delante?

    ResponderEliminar
  2. Es lo que tiene la melancolía. Y la escritura automática.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. ¿Hay algo más humano que echar de menos? Un sentimiento que nos invade a lo largo de toda nuestra vida, pero sólo unos pocos son capaces en hacerse maestros. No es fácil echar de menos y mucho menos sobrellevar esa falta y ese vacío que nos inunda en según qué momentos, a veces se nos hace más difícil y otras nos lo ponen más fácil. He leído por ahí "Por ir más lejos. Por estar más cerca." la distancia se puede salvar de muchas maneras y el echar de menos puede ser una losa que si se comparte es muy ligera. Tú cómo experta seguro que ya lo sabías. Echaba de menos tus letras, qué bien que hayas vuelto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario