Tal es, en resumen, esta vida bohemia.

Vida de paciencia y valor, en la que sólo puede lucharse revestido con una resistente coraza de indiferencia a prueba de necios y envidiosos, en la que no se debe, si no se quiere tropezar en el camino, abandonar ni un solo instante el amor propio, que sirve de bastón de apoyo; vida encantadora y terrible, que tiene sus victorias y sus mártires, y en la que no debe penetrarse más que cuando se está dispuesto a padecer la implacable ley del vae victus.
H. M

lunes, 17 de mayo de 2010

El antro (VI)

Conforme se fueron esfumando las madrugadas, se fueron moviendo sombras y apagando portazos, conforme se fueron vaciando botellas, llenando bolsillos y vaciando esperanzas, Mar se fue habituando al antro. No salió de la habitación lóbrega y viciada del proxeneta desde que llegó allí. Él ya la había comprado, y la retenía a su lado como un niño antojadizo que no quiere compartir su nuevo descubrimiento con nadie, ni siquiera con él mismo. Dejaba que se escurrieran entre sus labios los morfemas de la nueva vida a la que dio nombre: “Mar, mar, mar… sabes a él” decía. Y ella callaba mientras él le hablaba del mar, como si Alberti le hubiera poseído la boca, siempre el mar, con su oleaje de temperamento bravío, su marea de aterciopelada calma y su aroma a espuma salada; y entretanto ella recordaba su infancia, esas tardes infinitas con su hermano junto a la playa, el tacto de la arena entre sus dedos, el color anaranjado que el sol arrojaba sobre las nubes… Pero él nunca la dejaba enredarse en el exilio que su mente le tejía tan cuidadosamente —suprimiendo las partes malas de su pasado— y la llevaba irremediablemente a escuchar las crueles palabras que salían de su garganta ronca.
—Mar… Vuelve conmigo, estás ausente. ¿En qué piensas? Déjame escuchar tu voz alguna vez, háblame, bésame…no, mejor muérdeme, sé que me odias. Vamos, pequeña. No soporto esa mirada gris de brillo perdido, apesta a nostalgia. Sabes que esto es mejor que todo lo que has dejado atrás, has venido a mí porque ya no te quedaba nada; vamos… te estoy dando una oportunidad, aprovéchala y bésame, me lo debes.
Y ella, aferrada a su silencio, apartaba de su mente las preguntas de su pasado, las respuestas de sus recuerdos, y salía de entre las sábanas calientes de la cama para ponerse encima de él y morderle. Muy fuerte.
Era, ciertamente, como el mar: furiosa, ausente, salada, suave… pero cansada de estrellarse una y otra vez contra las afiladas rocas.

16 comentarios:

Dana O'hara dijo...

me da pena Mar, me la imagino tan fragil y cansada, encerrada :(

Nicir dijo...

pobre Mar . . .

gato dijo...

Cada nueva entrega me enamora un poquito más.
Hay fragmentos que me rinden incondicionalmente: "...como si Alberti le hubiera poseido la boca...", por citar alguno.
Me encanta y me encantas.
Un besso.

Luna Méndez dijo...

Neeze, eres maravillosamente genial!

no me canso de decirte lo mucho que me gusta tu forma de redactar, ya lo sabes

Y, Dios mío, qué precioso personaje has creado en Mar... dan ganas de estrujase entre los pixeles de tu blog y darle un achuchón y decirle que no pasa nada, llevarsela de ese antro.

lara dijo...

Esta historia se ha convertido en una especie de necesidad para mi... una droga, que administras con cuentagotas.

mrs.Ontherocks dijo...

precioso, clone.

simplemente precioso :)

Esme dijo...

Que horror por mar, simplemente que horror, pero que linda forma de expresar eso que ella sinte o mas bien reprime

Goodbye Clarice dijo...

Precioso. Simplemente precioso. El principio brutal, pero todo precioso en su conjunto. Todo parece como un mal sueño del que no se puede despertar...


xxx
~Clarice

lis.en.silencio dijo...

Estoy enganchada a la historia del antro y ahora también a la de la niña de la azotea, me parece muy curiosa :)

Akhnu dijo...

genial, mis deseos comentados se cumplen :)

P.D: me encanta el mar

jhony dijo...

pobre mar tan calma....tan alejada de si,en una noche eterna.

don vito dijo...

hola , bell texto, gracias por compartirlo, te encontré en un blogg común, si te gusta la poesía te invito al mio http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
será un placer, buena tarde,gracias

Cándida Flórez dijo...

Me parece que me voy a tener que poner al día, acabo de aterrizar aquí y ya me quiero quedar hasta enterarme de qué le pasa a Mar, por qué, por qué ha acabado así.

Eva :) dijo...

Me encantan tus historias, tu froma de escribir es genial.

-LittleDreamer dijo...

Me encanta el texto! Pero es un poco triste...
Bueno, que sepas que ya tienes una seguidora más!
Con los textos que escribes quien no se puede resistir...
Me gustaría mucho si te pasases por mi blog y echases un ojo a mis pequeños relatillos. Tu opinión sería para mí algo genial!
.Ane

Michelle Rain dijo...

Premio en mi blog :)
Besos L.