Tal es, en resumen, esta vida bohemia.

Vida de paciencia y valor, en la que sólo puede lucharse revestido con una resistente coraza de indiferencia a prueba de necios y envidiosos, en la que no se debe, si no se quiere tropezar en el camino, abandonar ni un solo instante el amor propio, que sirve de bastón de apoyo; vida encantadora y terrible, que tiene sus victorias y sus mártires, y en la que no debe penetrarse más que cuando se está dispuesto a padecer la implacable ley del vae victus.
H. M

miércoles, 31 de marzo de 2010

El antro (V)



Ella cerró los puños con fuerza y enredó entre sus dedos las mangas de aquella camisa mojada que tan grande le quedaba, que despertaba en ella recuerdos inflamables. Respiró hondo, ligeramente mareada; la tela se le pegó más a la piel reclamando una identidad propia y no aquel cuerpo tembloroso y exiguo lleno de huesos. Él siguió con la mirada las gotas de lluvia que caían sobre la alfombra, bajó la mano por la mejilla de la joven hasta llegar a los labios, los selló levemente con el pulgar y siguió descendiendo. Dibujó con una caricia áspera el contorno de su barbilla y su cuello, repasó la forma de sus clavículas y se detuvo en el primer botón de la camisa. Lo desabrochó. Y siguió bajando. Botón tras botón. Recuerdo tras recuerdo. Sueño tras sueño. Se volvió a detener en su cintura, jugueteó con el antepenúltimo botón y, con una sonrisa en la mirada, desgarró la tela.
Ella se sobresaltó. Se agarró al pico de la mesa con una mano y contuvo la respiración. Pero no se cubrió ni tuvo intención de hacerlo en ningún momento. Completamente desnuda, aguantó la mirada de su dueño con una calma rota mientras él se acercaba y la besaba.
—Sabes a salitre —dijo.
Ella no contestó. Cerró los ojos cuando él fue descendiendo de nuevo por su cuello, esta vez con la lengua y no con las manos; divertido como un niño al que le han traído un juguete nuevo. La cogió por las muñecas y la tumbó contra la mesa. Los vasos cayeron al suelo y el coñac se derramó sobre la camisa desgarrada y el agua fría. La siguió besando, lamiendo, mordiendo como un perro sediento contra la sufrida madera. Luego la soltó, retrocedió varios pasos y la contempló derrumbada.
Los primeros rayos del amanecer empezaban a colarse entre el polvo y el esqueleto de las persianas, envolviéndolo todo en un naranja pálido, en un color y una nota a los que nadie puso nombre antes porque nunca antes fueron. La joven yacía morena y de nácar, con sus pequeños pechos sacudidos por la respiración entrecortada; el vientre liso hundido, cuatro costillas a cada lado, ojos verdes perdidos en el techo.
—Dulce y salada al mismo tiempo —murmuró él— Te llamaré Mar.
Cogió la camisa empapada en cristales rotos de alcohol y se la lanzó a la muchacha. Luego salió de la habitación dando un portazo.

16 comentarios:

Daniel HB. dijo...

qué frivolidad!, hasta donde llegará esa chica?, muchas ideas que deben ser analizadas, y seran resueltas cuando el relato vaya llegando a su fin...
qué raro tu escrito,...

=/...

Daniel HB. dijo...

´

lis.en.silencio dijo...

Mar es un nombre precioso, abarca tanto sentimiento...

Estoy deseando saber qué le ha llevado a venderse.

Un beso, esperaré ansiosa la continuación!

ChicaGuau dijo...

Preciosa foto e increíble texto, como siempre.
¡Un beso enorme!

la chica de la Vespa roja dijo...

Te dejo el mismo texto leído.

El Gato dijo...

Estremecido... es la palabra.

Noemi dijo...

magnifico como todo lo que e leido en este blog :D

un besito

verofarfallarosa dijo...

Imagine cada palabra de este escrito.. Felicidades
http://loqueescribosobreti.blogspot.com/

El Gato dijo...

No me queda más remedio que regresar, y confesarte que intuyo a Mar como mi inmediata heroína.
Un beso.

jhony dijo...

un cuadro imborrable...la lluvia y la mujer que espera.......

Ankara dijo...

Recordaba haber leído la primera parte del antro, pero las siguientes habían pasado por tu blog sin hacerlo por mi retina, así que me he puesto al día releyendo y leyendo todo lo necesario :)

Seguramente ya lo haya dicho en otra ocasión pero es que me encanta tu forma de redactar y el vocabulario que utilizas, no sólo en este relato si no en todo lo que escribes.
Haces que una se meta hasta el final entre esa camisa húmeda y esas caricias burdas.

Quiero leer más de Mar, quiero saber qué le pasó, por qué no ve más salida en su mundo, por qué recurre a esa solución.
quiero saberlo todo!!!

Daniel Brun dijo...

Sublime como siempre...
Esta nueva entrega me ha hecho releer todas las partes seguidas.
Y la verdad es que siempre tengo palabras para describir... pero esta vez quede mudo y sin encontrar las palabras que describan a la perfección tu manera de escribir.
Sabes que tienes en mi un fiel admirador y un adicto a tus palabras que desearía leerte más.

Un abrazo

David dijo...

Guauuuu¡¡¡ estaba tan traquilo sexualmente que ahora voy como una moto jeje

Besos sin crisis

Lavidasincolor dijo...

que gran texto :)
y me gusta la foto.

echare de menos tus textos,un besazo.

Ankara dijo...

quiero saber cuál es su nombre de verdad.

Sí, lo digo horas después, así de intensa eres, que sigues en mi inconsciente incluso después de haber leído y digerido lo que dices!

lara dijo...

Este fragmento de tu relato me ha motivado a leer los predecentes. Me vuelves a... me trae aromas del mejor Murakami... pero es distinto, como lo diría es muy... neeze