Tal es, en resumen, esta vida bohemia.

Vida de paciencia y valor, en la que sólo puede lucharse revestido con una resistente coraza de indiferencia a prueba de necios y envidiosos, en la que no se debe, si no se quiere tropezar en el camino, abandonar ni un solo instante el amor propio, que sirve de bastón de apoyo; vida encantadora y terrible, que tiene sus victorias y sus mártires, y en la que no debe penetrarse más que cuando se está dispuesto a padecer la implacable ley del vae victus.
H. M

domingo, 13 de diciembre de 2009

Aunque viviendo pasara los días


Los amaneceres
que muerden
mi cama
por las mañanas
ya no me despiertan,
tampoco Morfeo deja
que mi piel se enrede
entre las sábanas
como hacía
antes.
Mis huesos
gritan
cuando los clavo
en el entarimado
al levantarme,
y mi cabeza
llora
los suaves licores
de caramelo
que abrasaron la noche
en mi garganta.
Y aunque durmiendo
soñara
[Es como si no hubiera
dormido nada]
Desayuno cianuro
de mierda
y mi estómago me odia
en arcadas.
Cada día lo mismo,
la misma pregunta:
¿Te has tomado la pastilla?
Claro,
claro que me la he tomado,
y la estoy mezclando
con café,
para morir
un poquito más.
¿Sabes? Así las horas
no joden tanto.
Últimamente el ruido
de las agujas
del reloj
es insufrible
cuando retuercen
el día.
Y aunque comiendo
me nutriera

[Es como si no hubiera
comido nada]

Me encanta
enfrentarme al invierno
con duchas
[y luchas]
de agua fría.
Mi corazón
cansado
se desvive
por bombear
la sangre,
y descubre
que no es sangre,
sino veneno,
y se entumecen
mis miembros.
Y después de una hora,
[o un día]
bajo el agua,
todas
y cada una
de las malditas agujas
que se
clavan
en mi cuerpo
se callan
por un momento
y solo me acuerdo
de respirar
cuando noto que empiezo
a desfallecer.
Y aunque
sintiendo
sufriera
[Es como si no hubiera
sentido nada]


Me arranco las ojeras
y decido
qué sonrisa
ponerme hoy.
Ésa me gusta,
parece
que estoy feliz
y todo,
aunque hayan desaparecido
los hoyuelos
de mis mejillas.
Maquillo
mi alma
de mórbidas células
y salgo a la calle
sin abrigo
para no sentir
nada.
Y aunque andando
avanzara
[Es como si no hubiera
andado nada]


Encierro mi tiempo
en un aula,
que no tiene
ventanas.
Araño apuntes
a base de salivazos
de tinta
con gran elegancia,
mientras
los profesores
hablan
[y hablan]
con la voz
quebrada
de cosas
que no vienen
en los libros.
Y aunque aprendiendo
escuchara

[Es como si no hubiera
aprendido nada]



Destrozo
mis pulmones
un poco más,
fumando Black Devil
de chocolate,
mientras
sola,
aun rodeada
de gente,
leo a los grandes
de la literatura
americana
de realismo
sucio,
en un banco
del parque;
y se me congelan
los ojos,
con las miserias
de otros.
Y aunque leyendo
llorara
[Es como si no hubiera
leído nada]


Y cuando llego
a mi casa
me vuelvo
a envenenar,
agarrada
a una puta almohada.
Y al otro lado
de la pared
escucho
sus gritos
de alquitrán,
sus amenazas
y sus portazos.
Y solloza ella
sin saber qué hacer,
en silencio,
para no despertarme,
mientras yo
muero
un poquito más.
Y pienso
que aunque viviendo
pasara
los días
[Es como si no hubiera
vivido nada]

21 comentarios:

Dana O'hara dijo...

joder... joder (y perdona la expresión), pero es que me he sentido en cada una de tus letras. Y me ha dolido porque es como si hablases de mi.

Aunque servidora es más de Lucky o de Black Devil de Vainilla.

Abrazos de oso: enormes.

Hollie A. Deschanel dijo...

A veces es así. A veces es como si no hubieras vivido nada.

Beso!

Lavidasincolor. dijo...

me has dejado sin palabras...
te sigo, un beso.

Djuna dijo...

solo habia sentido algo asi despues de leer un poema de Pizarnik,es el tipo de letras que te dejan transformado.

hoy no salgo igual de aquí.

Bea dijo...

A veces, sin quererlo,
Acabas recluida en sus maneras,
Su forma de encriptar lo que es sencillo,
Y sientes, por momentos, una ruina
Tan grande,
Tan mortal como su alma…
Entonces, solo entonces
Te preguntas,
Te inquietas,
Te persigues,
Te haces otra…
Y piensas –es un bulo-
Que en el sitio,
En ese sitio absurdo que ahora ocupas,
Te vas a convertir en otra muerta,
En otra desleal, otra mentira,
Otra, sin excepción, que vive presa,
Atada porque sí,
Muriendo a golpes...
-Pero entonces ocurre-
Y descubres en alguien que sólo necesitas un hueco, una raiz, algo.
Algo a lo que asirte con fuerza para evitar precipitarte, de un momento a otro, hasta el éxodo del mundo y de los otros.
Y completas la secuencia: Es como si no hubiera (...)
¿Conoces el final? yo sí, y te invito a que pases a ese hueco, a tu casa, a tu necesidad.
Capitana, fuiste libre en este barco del que te hablé la vez pasada y sobrevolaste desdoblándote para observarte mejor. Has descubierto que hay miserias que jamás se van de balde, añoranzas que decrecen con el tiempo o canciones que ahora suenan de otro modo.
¿Sabes cómo cambiar la manera de observar?...para dejar espacio a algo nuevo, primero hay que sacar todo el humo concentrado por el tiempo...y, entonces, respirar tranquila.

Nunca dejes de mirar al frente.
Y recuerda siempre que necesites una mano, que yo tengo dos.
Abrazos.

Ankara dijo...

Buf, me han encantado demasiadas partes de esto, pero creo que me quedo con
"y solo me acuerdo
de respirar
cuando noto que empiezo
a desfallecer."

Creo que yo sería incapaz de escribir algo así, te ha quedado brillantemente bien :)

Ostrás, y no te imaginas qué ilu me hizo tu comentario! Muchas, muchas gracias por leerme :):):):)
Planeo alargar la historia, no sé si a base de flashbacks o cómo, pero espero hacer algo ;)

Un abrazoo

Daniel Brun dijo...

Simplemente impresionante.
lograste despertar en cada uno de lo que lo lee la misma pasión y la misma sensación con la que lo has escrito.
Una vez mas mi mas sincera enhorabuena y un saludo.

Me encanta

D.Brun

FinalGirl dijo...

Quien eres y de donde has salido que hablas de tí y parece que hables de mí.
Hacía tiempo que no leía algo que de verdad sea BRUTAL

Un abrazo!

Zazish dijo...

Me has embiciado a tus palabras.

Como si de Black Devil se trataran, se me vuelve adictivas, directas al alma, o al lugar vacío.

Y tal vez hables de ti, tal vez hables de todos, de nadie en concreto, de mi vecina, o de la luz en el fondo de un vaso. Pero me has emocionado.

lis.en.silencio dijo...

Dios mio! siempre me encanta cuando te leo, porque a parte de que tu forma de expresarte me emociona combinas perfectamente los textos con las canciones.
Creo que eres la persona más sinestésica que conozco porque mientras leo cada una de tus palabras me transimites una infinidad de sensaciones de distinta clase en muy pocos segundos.

Te felicito, por todo eso y además porque gente como tú me motiva para seguir amando la literatura y me da esperanzas de que de alguna manera se pueda cambiar el mundo con ella.

Paprika Jonhson dijo...

sigue un ritmo bello, que me gusta!

Michelle J. Spirit dijo...

Dios mio... ojala pudiera escribir asi. Eres de las pocas personas que me ha hecho llorar. Y yo tambien siento lo mismo, te preguntas paras que, dsi vale la pena seguir asi, si en realidad no haces nada más. No vives nada. Esperas una luz, o una estrella que te guie, pero no llega y cada dia la esperanza muere un poco más.

Adicta a tu blog desde ahora.
Precioso. Sobrecogedor. Perfecto.


besos querida

Goodbye Clarice dijo...

Terriblemente maravilloso.

[No me conoces, no te conozco. ¿Importa?]

Ankara dijo...

:)

la verdad es que la descripción del médico no avanza nada en la historia, lo sabía cuando lo escribí, pero me parecía la mejor forma de continuarlo!

Muchas gracias por pasarte, adorable Neeze que tanto te gusta lo que escribo y tanto me gusta a mí que te guste :P

Un abrazo!!

ankara dijo...

Y, por cierto, la última vez que leí esta entrada se me recordaba a algo y no sabía a qué. Hoy me ha vuelto a pasar lo mismo y ya sé a qué era. No sé si te gusta Nacho Vegas, pero se me recuerda a su canción Pesadilla Genérica.

No es que tenga mucho que ver, pero a veces las asociaciones que hacemos son misterios sin resolver!

Nostromo dijo...

Transmites mucho con pocas palabras. Sensibilidad hiriente la tuya. Me gusta lo que escribes. Te sigo.

Ankara dijo...

Pf, la versión de él sería negra negra negra, sabiendo que ella podría quererle si se deshiciese de ese pánico. Su versión sería impotencia en estado puro. Rabia concntrada. Cabreo superlativo.

Porque vería lo que podría ser si ella no fuese tan cobarde!

Por cierto, a mí Nacho Vegas me encanta, así que aunque a tí no, tómatelo como un cumplidazo :P

Pescador de Ballenas dijo...

Es como si nunca hubiese estado allí, como en la película.
Un saludo y un canto de ballena. =)

ángel dijo...

Es como si lo hubieras leído todo.

Un gusto descubrir tu espacio y tu poesía.


Saludos...

El Gato dijo...

Lamento haber llegado tarde a este poema, porque quizás no llegues a saber como lo he disfrutado.

mrs.Ontherocks dijo...

dios, QUÉ GRANDE.